Alimentación y Presión arterial

La dieta es central para una presión arterial saludable, pero no sólo por la sal o el peso, sino que el tipo de alimentos importa. Una dieta basada en plantas mantiene la presión arterial saludable [1-8]. Incluso alimentos que se promocionan como saludables para el corazón: pollo, pavo, pescados [4], y lácteos [5] hacen subir la presión arterial a diferencia de los alimentos vegetales. Y mientras más sea una alimentación exclusiva de plantas, mejor [6-8]. 

Especial importancia tiene la fibra [1] (además de su efecto positivo en inflamación, microbiota intestinal, inmunidad, colesterol, etc). También es importante evitar alimentos procesados y ultraprocesados: una dieta vegana no saludable, no es tan efectiva para bajar la presión como una dieta vegana integral [2] o Whole Food Plant Based/Vegan SOS Free (sin Sugar, Oil, Salt). Las dietas veganas integrales son naturalmente bajas en grasa, y se ha visto que a mayor consumo de grasa en la dieta, grasas saturadas, la sangre tiene una mayor viscosidad [3]. Otros mecanismos involucrados son: estrés oxidativo/antioxidantes,  TMAO, biodisponibilidad de óxido nítrico. [9]

La dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), se desarrolló con el 1er objetivo de conseguir las presiones de una dieta vegetariana estricta [10], pero incluyendo algo de carne para hacerla más palatable (claramente no sabían cocinar o no tenían datos de dónde comprar comida), generando nuevamente la falsa idea que es saludable comer carnes blancas por ejemplo. Así y todo la dieta DASH es mejor que la dieta estándar, recomienda: alto consumo de frutas, verduras, granos integrales y legumbres (4-5 veces/semana). Hay un RCT de 280  personas divididas en 4 grupos de dieta: vegana integral (WFPB) DASH, Mediterránea y Paleo/Paleolítica por 60 días y encuentra que la dieta WFPB tiene significativos mejores resultados que las otras 3 en reducción de colesterol total, LDL y triglicéridos [11].

En poblaciones aborígenes y rurales que llevaban una dieta basada en plantas sus presiones arteriales promedio son de 110/70 durante TODA su vida [12,13], lo mismo en las Zonas Azules [7,8].

Lo más importante para prevenir y tratar la hipertensión son los cambios de hábitos de estilo de vida. Además de la nutrición, está evitar el sedentarismo, la sal, el alcohol, bajar de peso [10,15], el estrés y una mala higiene de sueño.

Existen además alimentos especialmente potentes para reducir la hipertensión, como la linaza [16] que se recomienda comer diariamente recién molida o remojada del día anterior.

Referencias:

  1. Abbasnezhad A, Falahi E, Gonzalez MJ, Kavehi P, Fouladvand F, Choghakhori R. Effect of different dietary approaches compared with a regular diet on systolic and diastolic blood pressure in patients with type 2 diabetes: A systematic review and meta-analysis. Diabetes Res Clin Pract. 2020;108108.
  2. Aljuraiban G, Chan Q, Gibson R for the INTERMAP Research Group, et al. Association between plant-based diets and blood pressure in the INTERMAP study. BMJ Nutrition, Prevention & Health 2020
  3. Yokoyama Y, Nishimura K, Barnard ND, et al. Vegetarian diets and blood pressure: a meta-analysis. JAMA Intern Med. 2014;174(4):577–587.
  4. Borgi L, Curhan GC, Willett WC, Hu FB, Satija A, Forman JP. Long-term intake of animal flesh and risk of developing hypertension in three prospective cohort studies. J Hypertens. 2015 Nov;33(11):2231-8.
  5. Sacks FM, Kass EH. Low blood pressure in vegetarians: effects of specific foods and nutrients. Am J Clin Nutr. 1988 Sep;48(3 Suppl):795-800. 
  6. Pettersen BJ, Anousheh R, Fan J, Jaceldo-Siegl K, Fraser GE. Vegetarian diets and blood pressure among white subjects: results from the Adventist Health Study-2 (AHS-2). Public Health Nutr. 2012 Oct;15(10):1909-16.
  7. Le LT, Sabaté J. Beyond meatless, the health effects of vegan diets: findings from the Adventist cohorts. Nutrients. 2014 May 27;6(6):2131-47.
  8. Rizzo NS, Sabaté J, Jaceldo-Siegl K, Fraser GE. Vegetarian dietary patterns are associated with a lower risk of metabolic syndrome: the adventist health study 2. Diabetes Care. 2011;34(5):1225-1227.
  9. Kerley CP. Dietary patterns and components to prevent and treat heart failure: a comprehensive review of human studies. Nutr Res Rev. 2019 Jun;32(1):1-27.
  10. Sacks FM, Obarzanek E, Windhauser MM, Svetkey LP, Vollmer WM, McCullough M, Karanja N, Lin PH, Steele P, Proschan MA, et al. Rationale and design of the Dietary Approaches to Stop Hypertension trial (DASH). A multicenter controlled-feeding study of dietary patterns to lower blood pressure. Ann Epidemiol. 1995 Mar;5(2):108-18. 
  11. Joshua Edwards, Deepak Talreja, Holly Buchanan, Roshan Talreja, Brant Thomas, Hyeon Hyeon Choi, Jesse S Clair, Sarah Joyner, Sunita Dodani. An Investigation of Plant-based, Mediterranean, Paleolithic, and Dash Diets Study (the VA Beach Diet Study). Journal of the American College of Cardiology Volume 75, Issue 11 Supplement 1, March 2020
  12. W.R. Morse, M.D. McGill, LL.D., F.A.C.S.Y.T. Beh, M.D. Blood Pressure Amongst Aboriginal Ethnic Groups of Szechwan Province, West China. Lancet 1937 April 17; 229(5929):966-968
  13. Donnison CP. Blood pressure in the African native. Lancet. 1929;i:6–11.
  14. Go AS, Bauman MA, Coleman King SM, Fonarow GC, Lawrence W, Williams KA, Sanchez E. An effective approach to high blood pressure control: a science advisory from the American Heart Association, the American College of Cardiology, and the Centers for Disease Control and Prevention. J Am Coll Cardiol. 2014 Apr 1;63(12):1230-1238. 
  15. Appel LJ, Brands MW, Daniels SR, Karanja N, Elmer PJ, Sacks FM; American Heart Association. Dietary approaches to prevent and treat hypertension: a scientific statement from the American Heart Association. Hypertension. 2006 Feb;47(2):296-308.
  16. Rodriguez-Leyva D, Weighell W, Edel AL, LaVallee R, Dibrov E, Pinneker R, Maddaford TG, Ramjiawan B, Aliani M, Guzman R, Pierce GN. Potent antihypertensive action of dietary flaxseed in hypertensive patients. Hypertension. 2013 Dec;62(6):1081-9.
Seguir leyendo

Informe WWF: El poder restaurador de una dieta basada en plantas (octubre 2020)

Categórico nuevo informe del WWF* de los impactos de nuestra alimentación en la destrucción del medio ambiente, y el poder para restaurar la naturaleza de un cambio a una alimentación basada en plantas (o como la llaman los autores una “dieta basada en el planeta”).

El 83% de las tierras utilizadas para alimentos en el mundo son usadas en ganadería pero solamente generan el 18% de las calorías. En cambio el 82% de las calorías consumidas por humanos son de alimentos vegetales, producidas en solo el 16% de las tierras.

El cambio a una alimentación basada en plantas puede reducir en un:

  • 30% los gases de efecto invernadero (al menos)
  • 46% la pérdida de la vida silvestre
  • 41% el uso de tierra agrícola
  • 20% las muertes prematuras.

Este cambio de dieta no solo ayuda al planeta (cambio climático, biodiversidad, conservación de hábitats naturales, deforestación, uso y contaminación de aguas, desperdicio de alimentos), sino que también nos ayuda a mejorar nuestra salud, mejorar nuestra calidad de vida y ahorrar costos en salud. Se detendría la pandemia de enfermedades crónicas asociadas a estilos de vida, y se reduciría el riesgo de futuras pandemias zoonóticas, al poner menos presión en el medio ambiente reduciendo el contacto estrecho con animales salvajes y la crianza de ganado en condiciones de hacinamiento. El historial no es halagüeño: Covid19 (2020), MERS (2012), gripe porcina H1N1 (2009), SARS (2002), gripe aviar H5N1 (2003-2006).

Llevar una dieta basada en el planeta mejora los resultados de salud en todos los países, incluida la reducción de la mortalidad prematura.

La restauración de la naturaleza dependerá de una combinación de cambios en la dieta, reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos y la adopción de prácticas de producción positivas para la naturaleza. Los cambios en la dieta son potencialmente la acción más rápida de lograr y pueden ayudar a facilitar las otras dos acciones.

Referencias:

Seguir leyendo

Testimonio de vida de Sir David Attenboroungh

Nuevo hermoso y sobrecogedor documental “A Life On Our Planet”, haciendo un llamado a la humanidad a tomarle el peso y actuar ahora sobre la crisis climática planetaria y de biodiversidad. Enfocado en los cambios que todos podemos hacer en el día a día. ¡Muy recomendable!, para verlo en familia.

Enlaces:

Seguir leyendo

Alimentación y colesterol

Los pueblos originarios, las poblaciones azules, los grandes simios (al grupo que pertenecemos), los recién nacidos, todos tienen el colesterol que la ciencia y evidencia muestra que no genera placas de ateroma: colesterol LDL menor de 70 (ó el total bajo 150) [1,2]. Sin embargo nos hacen creer  que lo “normal” es colesterol total de 199, y nos conformarnos si, con esfuerzo o pastillas llegamos a eso. ¿Y por qué nos cuesta llegar a eso, si es lo natural y normal? Porque la biología del animal humano no está hecha para comer colesterol, alimentos refinados/procesados (aceites, azúcares, harinas refinadas) ni grasas saturadas (aceite de coco [3], carnes, huevos, lácteos). Recordemos la conclusión del metaanálisis de la Cochrane de este año sobre los efectos negativos cardiovasculares de las grasas saturadas [4]

De todos los factores de riesgo (colesterol alto, hipertensión, diabetes, obesidad, bajo colesterol “bueno” o HDL, fumar e inactividad) el único prerrequisito es tener el colesterol alto, podemos tener todos los otros altos, pero no vamos a desarrollar placas de ateromas [5] si uno tiene el LDL bajo, da lo mismo tener HDL bajo!

Comiendo pavo, queso, pescado, huevos y helados, imposible que tengamos un colesterol saludable. Preferir carnes blancas, va a ser lo mismo que carnes rojas [6]

Nosotros producimos todo el colesterol que necesitamos, para qué comerlo de otros animales que también lo han producido. No tenemos el sistema digestivo ni enzimas de carnívoros que NO tienen aterosclerosis a pesar que comen pura carne. La ATEROSCLEROSIS OCURRE SOLO EN HERVÍBOROS! [5]

Muchos médicos (como no tenemos NADA de educación nutricional preventiva), no se complican y le dicen a sus pacientes que el colesterol alto es genético, LO QUE ES FALSO! [5] y simplemente dan una estatina, siendo que conlleva un riesgo (bajo, pero evitable con cambio de alimentación) [7,8]

Otro mito es que es normal que vaya apareciendo aterosclerosis con la edad [5], claro comiendo como la mayoría, o como nos sugieren en la TV, es lo más esperable del mundo, pero no normal, natural ni sano.

En el mundo #Paleo #LowCarb #Keto, se suelen mencionar a los esquimales Inuit, como un ejemplo de alimentación sana, pero su expectativa de vida era como de 40 años, y desde la adolescencia tenían placas de ateroma [9] igual que los occidentales [10-16] y por qué personas con colesterol clásicamente considerado normal tienen aterosclerosis [2]

Sin mencionar que las dietas altas en grasas además alteran nuestra microbiota, aumentando la inflamación y riesgo cardiovascular [17,18]

Y para otro post la relación de colesterol con Alzheimer [21-42]

En cambio si tenemos una alimentación basada en plantas, llegamos a esos niveles [6,20]. Y mientras más basada en plantas mejor (vegano > vegetariano > lactoovovegetariano > pescovegetariano > omnívoro) [20]

Por eso las organizaciones de salud a pesar del lobby recomiendan bajar la ingesta de grasas saturadas (para que quede un poco más críptico y no tan claro como si dijeran: carne, huevos y lácteos) porque hacen subir el colesterol “malo”/LDL:

  • OMS,
  • American Dietetic Association, 
  • The Dietitians of Canada,
  • The British Dietetics Association, 
  • American Heart Association, 
  • The British Heart Association, 
  • The World Heart Federation

Referencias

  1. O’Keefe JH Jr, Cordain L, Harris WH, Moe RM, Vogel R. Optimal low-density lipoprotein is 50 to 70 mg/dl: lower is better and physiologically normal. J Am Coll Cardiol. 2004;43(11):2142–2146. 
  2. Fernández-Friera L, Fuster V, López-Melgar B, Oliva B, García-Ruiz JM, Mendiguren J, Bueno H, Pocock S, Ibáñez B, Fernández-Ortiz A, Sanz J. Normal LDL-Cholesterol Levels Are Associated With Subclinical Atherosclerosis in the Absence of Risk Factors. J Am Coll Cardiol. 2017 Dec 19;70(24):2979-2991.
  3. Neelakantan, Nithya & Seah, Jowy & van Dam, Rob. (2020). The Effect of Coconut Oil Consumption on Cardiovascular Risk Factors: A Systematic Review and Meta-Analysis of Clinical Trials. Circulation. 141.
  4. Hooper L, Martin N, Jimoh OF, Kirk C, Foster E, Abdelhamid AS. Reduction in saturated fat intake for cardiovascular disease. Cochrane Database Syst Rev. 2020;5:CD011737. 
  5. Roberts WC. Twenty questions on atherosclerosis. Proc (Bayl Univ Med Cent). 2000 Apr;13(2):139-43.
  6. Bergeron N, Chiu S, Williams PT, M King S, Krauss RM. Effects of red meat, white meat, and nonmeat protein sources on atherogenic lipoprotein measures in the context of low compared with high saturated fat intake: a randomized controlled trial [published correction appears in Am J Clin Nutr. 2019 Sep 1;110(3):783]. Am J Clin Nutr. 2019;110(1):24-33. 
  7. Efectos secundarios de las estatinas: considera los beneficios y los riesgos. Mayo Clinic. www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/high-blood-cholesterol/in-depth/statin-side-effects/art-20046013 Accessed Oct 3. 2020
  8. Rojas-Fernandez CH, Cameron JC. Is statin-associated cognitive impairment clinically relevant? A narrative review and clinical recommendations. Ann Pharmacother. 2012 Apr;46(4):549-57. 
  9. Wann LS, Narula J, Blankstein R, et al. Atherosclerosis in 16th-Century Greenlandic Inuit Mummies JAMA Netw Open. 2019;2(12).
  10. McGill HC Jr, Herderick EE, McMahan CA, Zieske AW, Malcolm GT, Tracy RE, Strong JP. Atherosclerosis in youth. Minerva Pediatr. 2002 Oct;54(5):437-47.
  11. McMahan CA, Gidding SS, Malcom GT, Tracy RE, Strong JP, McGill HC Jr; Pathobiological Determinants of Atherosclerosis in Youth Research Group. Pathobiological determinants of atherosclerosis in youth risk scores are associated with early and advanced atherosclerosis. Pediatrics. 2006 Oct;118(4):1447-55.
  12. Voller RD Jr, Strong WB. Pediatric aspects of atherosclerosis. Am Heart J. 1981 Jun;101(6):815-36.
  13. Raitakari OT, Rönnemaa T, Järvisalo MJ, Kaitosaari T, Volanen I, Kallio K, Lagström H, Jokinen E, Niinikoski H, Viikari JS, Simell O. Endothelial function in healthy 11-year-old children after dietary intervention with onset in infancy: the Special Turku Coronary Risk Factor Intervention Project for children (STRIP). Circulation. 2005 Dec 13;112(24):3786-94.
  14. Newman WP 3rd, Freedman DS, Voors AW, Gard PD, Srinivasan SR, Cresanta JL, Williamson GD, Webber LS, Berenson GS. Relation of serum lipoprotein levels and systolic blood pressure to early atherosclerosis. The Bogalusa Heart Study. N Engl J Med. 1986 Jan 16;314(3):138-44.
  15. ENOS WF, HOLMES RH, BEYER J. Coronary disease among United States soldiers killed in action in Korea; preliminary report. J Am Med Assoc. 1953 Jul 18;152(12):1090-3.
  16. Strong JP. Landmark perspective: Coronary atherosclerosis in soldiers. A clue to the natural history of atherosclerosis in the young. JAMA. 1986 Nov 28;256(20):2863-6.
  17. Lee JY, Cevallos SA, Byndloss MX, et al. High-Fat Diet and Antibiotics Cooperatively Impair Mitochondrial Bioenergetics to Trigger Dysbiosis that Exacerbates Pre-inflammatory Bowel Disease [published online ahead of print, 2020 Jul 9]. Cell Host Microbe. 2020;S1931-3128(20)30303-6. doi:10.1016/j.chom.2020.06.001
  18. Wan Y, Wang F, Yuan J, et al. Effects of dietary fat on gut microbiota and faecal metabolites, and their relationship with cardiometabolic risk factors: a 6-month randomised controlled-feeding trial. Gut. 2019;gutjnl-2018-317609. doi:10.1136/gutjnl-2018-317609
  19. Yokoyama Y, Levin SM, Barnard ND. Association between plant-based diets and plasma lipids: a systematic review and meta-analysis. Nutr Rev. 2017;75(9):683–698. 
  20. Rizzo NS, Sabaté J, Jaceldo-Siegl K, Fraser GE. Vegetarian dietary patterns are associated with a lower risk of metabolic syndrome: the adventist health study 2. Diabetes Care. 2011;34(5):1225-1227.
  21. Sáiz-Vazquez O, Puente-Martínez A, Ubillos-Landa S, Pacheco-Bonrostro J, Santabárbara J. Cholesterol and Alzheimer’s Disease Risk: A Meta-Meta-Analysis. Brain Sci. 2020 Jun 18;10(6):386.
  22. Reed B, Villeneuve S, Mack W, DeCarli C, Chui HC, Jagust W. Associations between serum cholesterol levels and cerebral amyloidosis. JAMA Neurol. 2014 Feb;71(2):195-200. 
  23. de la Torre JC. Vascular risk factors: a ticking time bomb to Alzheimer’s disease. Am J Alzheimers Dis Other Demen. 2013 Sep;28(6):551-9
  24. Zhu J, Wang Y, Li J, Deng J, Zhou H. Intracranial artery stenosis and progression from mild cognitive impairment to Alzheimer disease. Neurology. 2014 Mar 11;82(10):842-9. 
  25. Deschaintre Y, Richard F, Leys D, Pasquier F. Treatment of vascular risk factors is associated with slower decline in Alzheimer disease. Neurology. 2009 Sep 1;73(9):674-80.
  26. Yarchoan M, Xie SX, Kling MA, Toledo JB, Wolk DA, Lee EB, Van Deerlin V, Lee VM, Trojanowski JQ, Arnold SE. Cerebrovascular atherosclerosis correlates with Alzheimer pathology in neurodegenerative dementias. Brain. 2012 Dec;135(Pt 12):3749-56. 
  27. Marx J. Alzheimer’s disease. Bad for the heart, bad for the mind? Science. 2001 Oct 19;294(5542):508-9.
  28. Dolan H, Crain B, Troncoso J, Resnick SM, Zonderman AB, Obrien RJ. Atherosclerosis, dementia, and Alzheimer disease in the Baltimore Longitudinal Study of Aging cohort. Ann Neurol. 2010 Aug;68(2):231-40.
  29. Mathew A, Yoshida Y, Maekawa T, Kumar DS. Alzheimer’s disease: cholesterol a menace? Brain Res Bull. 2011 Aug 10;86(1-2):1-12. 
  30. Corsinovi L, Biasi F, Poli G, Leonarduzzi G, Isaia G. Dietary lipids and their oxidized products in Alzheimer’s disease. Mol Nutr Food Res. 2011 Sep;55 Suppl 2:S161-72.
  31. Roher AE, Tyas SL, Maarouf CL, Daugs ID, Kokjohn TA, Emmerling MR, Garami Z, Belohlavek M, Sabbagh MN, Sue LI, Beach TG. Intracranial atherosclerosis as a contributing factor to Alzheimer’s disease dementia. Alzheimers Dement. 2011 Jul;7(4):436-44. 
  32. Vance JE, Hayashi H, Karten B. Cholesterol homeostasis in neurons and glial cells. Semin Cell Dev Biol. 2005 Apr;16(2):193-212. 
  33. Puglielli L, Tanzi RE, Kovacs DM. Alzheimer’s disease: the cholesterol connection. Nat Neurosci. 2003 Apr;6(4):345-51.
  34. Simons M, Keller P, Dichgans J, Schulz JB. Cholesterol and Alzheimer’s disease: is there a link? Neurology. 2001 Sep 25;57(6):1089-93. 
  35. Notkola IL, Sulkava R, Pekkanen J, Erkinjuntti T, Ehnholm C, Kivinen P, Tuomilehto J, Nissinen A. Serum total cholesterol, apolipoprotein E epsilon 4 allele, and Alzheimer’s disease. Neuroepidemiology. 1998;17(1):14-20. 
  36. Simons M, Keller P, De Strooper B, Beyreuther K, Dotti CG, Simons K. Cholesterol depletion inhibits the generation of beta-amyloid in hippocampal neurons. Proc Natl Acad Sci U S A. 1998 May 26;95(11):6460-4.
  37. Sparks DL. Coronary artery disease, hypertension, ApoE, and cholesterol: a link to Alzheimer’s disease? Ann N Y Acad Sci. 1997 Sep 26;826:128-46.
  38. Altman R, Rutledge JC. The vascular contribution to Alzheimer’s disease. Clin Sci (Lond). 2010 Aug 5;119(10):407-21. 
  39. Kovacic JC, Fuster V. Atherosclerotic risk factors, vascular cognitive impairment, and Alzheimer disease. Mt Sinai J Med. 2012 Nov-Dec;79(6):664-73.
  40. de la Torre JC. Vascular basis of Alzheimer’s pathogenesis. Ann N Y Acad Sci. 2002 Nov;977:196-215.
  41. Honig LS, Kukull W, Mayeux R. Atherosclerosis and AD: analysis of data from the US National Alzheimer’s Coordinating Center. Neurology. 2005 Feb 8;64(3):494-500.
  42. Alzheimer A, Stelzmann RA, Schnitzlein HN, Murtagh FR. An English translation of Alzheimer’s 1907 paper, “Uber eine eigenartige Erkankung der Hirnrinde”. Clin Anat. 1995;8(6):429-31.
Seguir leyendo

Carne y salud

Las carnes procesadas de cualquier color (jamón de pavo, choripanes, longanizas de cerdo, vienesas de vacuno, salame, tocino, carne molida de labrador, etc) están clasificadas por la OMS desde el 2015 como cancerígenas del grupo 1 [1] y no lo dicen a la ligera, las carnes rojas las siguen de cerca. Además las guías de este año del American Cancer Society [2] recomiendan evitar en lo posible carnes procesadas y rojas, al igual que el World Cancer Research Fund [3] de hace muchos años. El consumo de carne se asocia a aumento de riesgo de [4,5,6,7,8,9,10,11]

  • mortalidad por toda causa
  • cáncer de mama
  • cáncer de próstata
  • cáncer de colon
  • infartos y cardiopatía coronaria
  • diabetes y resistencia insulínica
  • accidentes vasculares (hemorrágicos e isquémicos)
  • insuficiencia cardíaca

a través de múltiples mecanismos como hierro hemo, colesterol, grasas saturadas, proteínas con alto contenido relativo de Carnitina, Colina (generando TMAO) y Metionina, Nitrosamina y compuestos N-nitroso, Neu5Gc, IGF-1, aminas heterocíclicas, generación de productos finales de glicación avanzada (AGEs), generando inflamación, alteraciones de la microbiota  estrés oxidativo, daño ADN, resistencia insulínica [10,11]

Mientras que TODOS los alimentos integrales de origen vegetal no solo están libres de esos efectos, sino que producen el efecto beneficioso contrario: anticáncer, antiinflamatorio, reducen mortalidad por toda causa [12,14], mejoran la salud y #BioDiversidad de nuestra #Microbiota antioxidantes, por su contenido de #Fibra #Polifenoles #Fitonutrientes y con el contenido ideal y fisiológico de proteínas evitando carencias (no vistas actualmente) y los frecuentes y peligrosos excesos. Hasta las ultraprocesadas #BeyondBurgers reducen el riesgo comparadas con carne de animal no humano, según el estudio de U. de Stanford de este año [13]

Referencias:

  1. Organización Mundial de la Salud, “Carcinogenicidad del consumo de carne roja y de la carne procesada”, www.who.int/features/qa/cancer-red-meat/es/ Accessed 18 sept 2020
  2. Kushi LH, Doyle C, McCullough M, et al. American Cancer Society Guidelines on nutrition and physical activity for cancer prevention: reducing the risk of cancer with healthy food choices and physical activity. CA Cancer J Clin. 2012;62(1):30‐67. 
  3. World Cancer Research Fund. “Limit red and processed meat” www.wcrf.org/dietandcancer/recommendations/limit-red-processed-meat Accessed 18 sept 2020
  4. Willett WC, Ludwig DS. Milk and Health. N Engl J Med. 2020;382(7):644–654. 
  5. Zhong VW, Van Horn L, Greenland P, et al. Associations of Processed Meat, Unprocessed Red Meat, Poultry, or Fish Intake With Incident Cardiovascular Disease and All-Cause Mortality. JAMA Intern Med. 2020;180(4):503-512.
  6. Song M, Fung TT, Hu FB, et al. Association of Animal and Plant Protein Intake With All-Cause and Cause-Specific Mortality. JAMA Intern Med. 2016;176(10):1453-1463. 
  7. Sinha R, Cross AJ, Graubard BI, Leitzmann MF, Schatzkin A. Meat intake and mortality: a prospective study of over half a million people. Arch Intern Med. 2009;169(6):562-571. 
  8. Micha R, Peñalvo JL, Cudhea F, Imamura F, Rehm CD, Mozaffarian D. Association Between Dietary Factors and Mortality From Heart Disease, Stroke, and Type 2 Diabetes in the United States. JAMA. 2017;317(9):912-924. 
  9. Anderson JJ, Darwis NDM, Mackay DF, et al. Red and processed meat consumption and breast cancer: UK Biobank cohort study and meta-analysis. Eur J Cancer. 2018;90:73-82. 
  10.  Turesky RJ. Mechanistic Evidence for Red Meat and Processed Meat Intake and Cancer Risk: A Follow-up on the International Agency for Research on Cancer Evaluation of 2015. Chimia (Aarau). 2018;72(10):718-724. 
  11.  Wolk A. Potential health hazards of eating red meat. J Intern Med. 2017;281(2):106-122. 
  12.  Kim H, Caulfield LE, Rebholz CM. Healthy Plant-Based Diets Are Associated with Lower Risk of All-Cause Mortality in US Adults. J Nutr. 2018;148(4):624-631.
  13.  Crimarco A, Springfield S, Petlura C, et al. A randomized crossover trial on the effect of plant-based compared with animal-based meat on trimethylamine-N-oxide and cardiovascular disease risk factors in generally healthy adults: Study With Appetizing Plantfood-Meat Eating Alternative Trial (SWAP-MEAT) [published online ahead of print, 2020 Aug 11]. Am J Clin Nutr. 2020;nqaa203.
  14.  Chen Z, Glisic M, Song M, et al. Dietary protein intake and all-cause and cause-specific mortality: results from the Rotterdam Study and a meta-analysis of prospective cohort studies. Eur J Epidemiol. 2020;35(5):411-429.
Seguir leyendo

Kiss The Ground, Ciencia o Fake News?

Combina algunos datos científicos con mitos, propaganda, usando celebridades para hacer un lavado de imagen ecológico a lo que es indefendible.

Siguiendo una máxima biológica (y espiritual), lo que es saludable para las personas es saludable para los animales, el ecosistemas y el planeta. Lo que mejora la biodiversidad de nuestra microbiota (y por ende nuestra salud física y mental, mejorando la inmunidad, reduciendo inflamación, etc), mejora la #BioDiversidad en el planeta y revierte el calentamiento global. Si intentamos llevar una vida libre de violencia (directa e indirecta) contribuiremos a revertir el cambio climático sin darnos cuenta. #Ahimsa

A continuación resumo los puntos del excelente artículo por Nicholas Carter, científico dedicado al medio ambiente y uso de suelos, y Simon Hill nutricionista: bit.ly/NetflixKissTheGround, además de algunos puntos comentados en los dos podcasts dedicados al tema:

Lo correcto y basado en ciencia, muestra

  • Lo dañino de la agricultura intensiva
  • Lo dañino de una agricultura centrada en pesticidas, en crear ambientes estériles y en matar, y su impacto en todo el ecosistema (biodiversidad, contaminación de aguas, etc)
  • La importancia de la calidad y biodiversidad de los suelos en secuestrar carbono y retener agua
  • La importancia del manejo del desperdicio de los alimentos (1ª solución del calentamiento global @projectdrawdown [1] link en bio) y compostar
  • Menciona, muy de pasada, una alimentación basada en plantas (3ª solución [1])

Lo malo, los sesgado y lo feo

  • No menciona la reforestación (5ª solución [1]), siendo que hablan de biodiversidad (rotar unos pocos cultivos y usar cultivos de cobertura, despreciable vs dejar que ese terreno se reforeste con especies nativas)
  • Habla de la agronomía regenerativa como la panacea para revertir el cambio climático, lo que es FALSO. Sí mejora la calidad de los suelos COMPARADO CON agricultura intensiva, pero no con reforestación, que sí secuestra CO2 en forma sostenida y significativa. La agricultura regenerativa si usa ganado, es emisor neto de CO2.
  • Omite que la agricultura regenerativa se puede hacer con “abono verde” (sin ganado)
  • Crea una falsa dicotomía: agricultura intensiva vs agricultura regenerativa con ganado.
  • No hay evidencia científica que respalde que la agricultura regenerativa usando ganado sea carbono neutral, menos carbono negativa. Alan Savory, su máxima figura, al ser confrontados ha dicho no creer en la ciencia, y no ha podido explicar sus hallazgos, que nadie ha podido replicar, ante lo cual responde que su manejo holístico de ganado no es replicable. Entonces cómo plantea algo como solución al cambio climático si no es replicable. Recordemos que él mismo mandó a matar 40 mil elefantes africanos cuando tenía la teoría (nuevamente sin respaldo científico) que estaban dañando los suelos!
  • Para ver la evidencia científica de la agricultura regenerativa con ganado ver el extenso informe del Food Climate Research Network del Environmental Change Institute, de la Universidad de Oxford [2]
  • A las mismas conclusiones llega la revisión de Carter y cols [3]: “Ecológicamente, la aplicación de los principios de Manejo Holístico (HM) de pisoteo y forrajeo de ganado es tan perjudicial para las plantas, los suelos, el almacenamiento de agua y la productividad de las plantas como lo son los sistemas de pastoreo convencionales.  Contrariamente a las afirmaciones de que la HM revertirá el cambio climático, la evidencia científica es que las emisiones globales de gases de efecto invernadero son mucho mayores que la capacidad de los pastizales y desiertos de todo el mundo para almacenar el carbono emitido cada año.”
  • La ganadería incluso regenerativa es un contribuidor neto de CO2
  • El ganado alimentado de pasto genera 4 veces más metano que en la ganadería convencional
  • No toca la eficiencia en el uso de la tierra. Actualmente el 83% de las tierras cultivables son usadas en ganadería o cultivos para alimentar ganado. 
  • La ganadería genera el 80% de los gases de efecto invernadero asociados a la comida, aportando solamente el 18% de las calorías.
  • Para revertir el cambio climático es necesario reforestar, pero la ganadería convencional, y más aún la de libre pastoreo, que requiere mucha más tierra, requiere que haya más reforestación.
  • Si se combina el cambio a una dieta rica en plantas más la reforestación (en terrenos liberador), pasaría a ser por lejos la solución n°1 para revertir el calentamiento global [1].
  • Actualmente solo el 3-5% de los terrenos cultivables del mundo están dedicados a cultivos para consumo humano.
  • Se mencionan a los bisontes de EEUU como ejemplo “natural” de pastoreo y su efecto en las tierras, pero los bisontes pasaban por un terreno 1-2 veces/año. El mismo Savory dice que si se usara el ganado así tendrían que dejar libre de pastoreo los terrenos por 6-9 meses!
  • Si en EEUU por ejemplo se convirtiera de ganadería convencional a ganadería de libre pastoreo “grass-fed beef”, en el mismo terreno producirían solamente 27% de la producción actual de carne (73% menor producción). Y si ese libre pastoreo fuera del tipo Holístico o regenerativo descrito en Kiss The Ground se reduciría muchísimo más.
  • El revertir el cambio climático pasa necesariamente por el que se consuma menos carne en el mundo, como lo explica bien Sir David Attenborough en su documental A Life On Our Planet [5]
  • Se deja fuera el dato que una dieta basada en plantas produce menos emisiones de gases de efecto invernadero, menos contaminación, menos acidificación de los océanos y utiliza menos agua y tierra, tierra que por lo tanto podemos “liberar” y convertir en bosques para secuestrar rápidamente carbono de nuestra atmósfera. [6-7], lo que es respaldado por los científicos más relevantes en cambio climático del mundo y a partir de datos de 40 mil granjas en 119 países. 
  • Lo más importante que podemos hacer para detener y revertir el cambio climático (y mejorar nuestra salud) es comer más plantas [6-9].
  • No importa tampoco la procedencia, Hannah Ritchie, Phd (Geociencias) lo dice así: “Ya sea que lo compre al granjero de al lado o desde lejos, no es la ubicación lo que hace que la huella de carbono de su comida sea grande, sino el hecho de que es carne”.

[1] Project Drawdown. Table of Solutions https://drawdown.org/solutions/table-of-solutions Accessed Oct 11 2020

[2] Garnett, T., Godde, C., Muller, A., Röös, E., Smith, P., de Boer, I. J. M., zu Ermgassen, E., Herrero, M., van Middelaar, C. E., Schader, C., & van Zanten, H. H. E.. Grazed and Confused?. Food Climate Research Network. Environmental Change Institute, University of Oxford www.fcrn.org.uk/sites/default/files/project-files/fcrn_gnc_report.pdf 2017

[3] Carter, J., Jones, A., Brien, M., Ratner, J. & Wuerthner, G. 2014. Holistic management: misinformation on the science of grazed ecosystems. International Journal of Biodiversity, 2014, 10.

[4] Hayek, Matthew N, and Rachael Garrett. “Nationwide Shift to. Grass-Fed Beef Requires Larger Cattle Population.” Environmental. 2018

[5] Sir David Attenborough’s A Life On Our Planet. Netflix (2020) www.netflix.com/title/80216393

[6] William J Ripple, Christopher Wolf, Thomas M Newsome, Phoebe Barnard, William R Moomaw, World Scientists’ Warning of a Climate Emergency, BioScience, Volume 70, Issue 1, January 2020, Pages 8–12

[7] Poore J, Nemecek T. Reducing food’s environmental impacts through producers and consumers. Science. 2018 Jun 1;360(6392):987-992.

[8] Willett W, Rockström J, Loken B, et al. Food in the Anthropocene: the EAT-Lancet Commission on healthy diets from sustainable food systems. Lancet. 2019;393(10170):447-492.

[9] Arnett DK, Blumenthal RS, Albert MA, Buroker AB, Goldberger ZD, Hahn EJ, Himmelfarb CD, Khera A, Lloyd-Jones D, McEvoy JW, Michos ED, Miedema MD, Muñoz D, Smith SC Jr, Virani SS, Williams KA Sr, Yeboah J, Ziaeian B. 2019 ACC/AHA Guideline on the Primary Prevention of Cardiovascular Disease: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. Circulation. 2019 Sep 10;140(11):e596-e646.

Seguir leyendo

Tactics For Sustained Weight Loss: Michael Greger, MD

Entrevista en inglés en el Podcast de Rich Roll al Dr. Michael Greger, autor de “Comer para no morir” (“How Not To Die”), hablando sobre su último libro “How Not To Diet” y la ciencia detrás de la baja de peso basada en la evidencia y muchas cosas más:

Tactics For Sustained Weight Loss: Michael Greger, MD | Rich Roll Podcast

Ir directo a:

0:00 – Introduction
2:22 – How Not to Diet Lecture
4:42 – What Does the Study Say?
18:10 – A Psychological War of Dieting
22:03 – Dr. Greger’s Efforts to Educate
30:35 – How Not to Diet Book
38:44 – Intermittent Fasting
42:19 – Dr. Greger’s Plans for Next Books
44:20 – Low Carb, High Meat Diets
46:54 – Unhealthy Vegan Foods to Avoid
51:28 – How to Kickstart Weight Loss
56:29 – What Dr. Greger Eats in a Day
59:44 – Gut Microbiome Health
1:06:34 – The Effects of Sitting
1:11:52 – What About People Who Struggle to Lose Weight?
1:13:49 – The Illusion of “Moderation”
1:22:04 – Our Healthcare Rewards Bad Behavior
1:27:39 – Nathan Pritikin’s Work
1:31:03 – Closing Remarks

Seguir leyendo

3 hábitos saludables evitan el 78% de las enfermedades crónicas

Arch Intern Med. 2009;169(15):1355-1362

En tiempos de epidemia de enfermedades crónicas (infartos, diabetes, cáncer, accidentes vasculares, obesidad, etc) y de una pandemia que tiene como factor de riesgo esas mismas enfermedades, el tener una forma de prevenirlas y revertirlas es en extremo valioso. Y si además esto depende de conductas de las propias personas, es fundamental que se difunda… es por esto que todos los médicos, de todas las especialidades insisten y educan tanto sobre los hábitos de vida saludable. Esto permite empoderar a las personas al tomar consciencia que depende de ellos cuidarse, generando cambios significativos en su salud y calidad de vida y las de sus familias. Hay estudios que muestran que estos efectos ya ocurren a los pocos días (incluso horas) de realizados cambios en dieta [1,2], actividad física y exposición a toxinas.

En este estudio, que marca un hito en medicina, se siguieron de 23 mil personas de 35 a 65 años por 8 años. Se encontró que los que cumplían con los 4 criterios estudiados (3 hábitos, y un cuarto criterio que es resultado de los dos primeros):

  • Dieta saludable (alta en frutas, verduras y granos integrales y limitada en carnes)
  • Actividad física (3½ hrs a la semana)
  • No fumar
  • Índice de masa corporal (IMC) menor de 30 [peso kg/ altura cm²]

Reducían en un 78% el riesgo de:

  • Infartos cardíacos
  • Diabetes
  • Accidentes cerebrovasculares, y
  • Cánceres

Referencias:

  • Ford ES, Bergmann MM, Kröger J, Schienkiewitz A, Weikert C, Boeing H. Healthy living is the best revenge: findings from the European Prospective Investigation Into Cancer and Nutrition-Potsdam study. Arch Intern Med. 2009;169(15):1355-1362. doi:10.1001/archinternmed.2009.237
  • Ver en PubMed
  • Ver en JAMAnetwork.com – Archives of Internal Medicine
  • [1] Massera D, Graf L, Barba S, Ostfeld R. Angina rapidly improved with a plant-based diet and returned after resuming a Western diet. J Geriatr Cardiol. 2016;13(4):364-366. doi:10.11909/j.issn.1671-5411.2016.04.005
  • [2] Monfort-Pires M, Ferreira SRG. Modification in a single meal is sufficient to provoke benefits in inflammatory responses of individuals at low-to-moderate cardiometabolic risk. Clin Nutr. 2016;35(6):1242-1250. doi:10.1016/j.clnu.2016.02.015

Recomiendo leer el comentario invitado del artículo:

Arch Intern Med. 2009;169(15):1355-1362
Seguir leyendo

A mayor consumo de proteína vegetal menor mortalidad general y cardiovascular

Nuevo estudio en la Revista JAMA que busca encontrar la relación entre consumo de tipo de proteína y mortalidad.

Se siguieron 237 mil hombre y 179 mil mujeres por 16 años. Ocurrieron 78 mil muertes, y se vio que a mayor consumo de proteína vegetal hubo una asociación significativa con menor mortalidad general y cardiovascular independiente a otros factores de riesgo.

JAMA Intern Med. 2020;e202790

Referencias:

  • Huang J, Liao LM, Weinstein SJ, Sinha R, Graubard BI, Albanes D. Association Between Plant and Animal Protein Intake and Overall and Cause-Specific Mortality. JAMA Intern Med. 2020;e202790. doi:10.1001/jamainternmed.2020.2790
  • Ver en PubMed
  • Ver en Revista JAMA (Journal of the American Medical Association)
Seguir leyendo

Consumo frutas y verduras reducen riesgo de diabetes

Existe mucha evidencia de que la fruta no solo contribuye a longevidad y salud, sino que reduce la resistencia insulínica y diabetes. Este importante estudio se suma a la evidencia. 

Este estudio (EPIC-Interact), fue particular al examinar los biomarcadores de plasma de la ingesta de frutas y verduras (en lugar de solo usar cuestionarios de alimentos), es decir midieron los nutrientes de las plantas en la sangre y su relación con el riesgo de diabetes tipo 2. Se vieron 9754 casos de diabetes en 13.662 participantes en ocho países europeos. Estudios previos sobre el consumo de frutas y verduras en la dieta y el riesgo de diabetes tipo 2 han encontrado reducciones de 7-10% en el riesgo con una mayor ingesta de frutas y verduras.

Resultados: Las concentraciones plasmáticas más altas de vitamina C, carotenoides totales, alfacaroteno, betacaroteno y una puntuación global de biomarcadores se asociaron con una enorme reducción del 42-55% en el riesgo de diabetes tipo 2, mientras que las concentraciones más altas de licopeno,  la luteína y la beta-criptoxantina se asociaron con una reducción del riesgo del 21-35%.

“Incluso un aumento modesto en la ingesta de frutas y verduras podría ayudar a prevenir la diabetes tipo 2 … independientemente de si el aumento es entre personas con una ingesta baja o alta inicialmente”

El estudio también sugiere razones por las cuales las frutas podrían ser tan beneficiosas:

  • las frutas y verduras ayudan a regular el peso, así como
  • la homeostasis de glucosa-insulina y a
  • reducir la inflamación, además de tener un
  • efecto positivo en la microbiota intestinal

Referencias:

  • Zheng JS, Sharp SJ, Imamura F, et al. Association of plasma biomarkers of fruit and vegetable intake with incident type 2 diabetes: EPIC-InterAct case-cohort study in eight European countries. BMJ. 2020;370:m2194. Published 2020 Jul 8. doi:10.1136/bmj.m2194
  • Ver en revista British Medical Journal
  • Ver en PubMed
Seguir leyendo

Los granos integrales reducen el riesgo de diabetes

¿Qué alimentos previenen la Diabetes tipo 2 y reducen la resistencia insulínica?: Frutas, verduras, granos integrales y legumbres. Dos estudios grandes del British Medical Journal (BMJ) de esta semana lo dejan claro, más el PREDIMED de 2018 que se ocupa de las legumbres. Estos son los componentes de una nutrición integral basada en plantas (“Whole Food Plant Based”).

¿Por qué la confusión en los medios? La ciencia de la nutrición y la medicina reduccionista ha mirado nutrientes individuales sin considerar los alimentos completos, por grupos alimentarios. Por eso, en algunos círculos, los carbohidratos se han demonizado, ya que todos se digieren al azúcar y, por lo tanto, ¡deben ser la causa de la diabetes!… error!. Los carbohidratos NO son un grupo de alimentos. Los alimentos más saludables en este planeta están compuestos principalmente de carbohidratos: frutas, verduras y granos integrales. Comer carbohidratos sin refinar, naturalmente contenidos con fibra y fitonutrientes, se asocia con algunas de las tasas más bajas de enfermedades crónicas (así se ve por ejemplo en las zonas azules). Sin embargo, los carbohidratos refinados (harina blanca y azúcar de mesa), están asociados con problemas de salud. Es el alimento completo lo que importa, no los componentes individuales que el marketing tanto recalca. No importa si la dieta es alta, moderada o baja en carbohidratos si la mayoría de sus calorías son de alimentos de origen vegetal sin procesar, alimentos integrales o enteros “whole-food”, evitando además lo más posible la carne y los alimentos procesados.

La ciencia es clara. Las frutas, verduras, legumbres y granos integrales, incluidos los cereales integrales para el desayuno, la avena, el pan integral, el arroz integral, la quínoa, el mote, el salvado y el germen de trigo, están asociados con una reducción del riesgo de diabetes tipo 2 del orden del 20-25%. La política de salud pública debe reflejar la ciencia y hacer que estos alimentos estén en la primera línea nutricional y sean asequibles y accesibles para todos.

Referencias:

  • Hu Y, Ding M, Sampson L, et al. Intake of whole grain foods and risk of type 2 diabetes: results from three prospective cohort studies. BMJ. 2020;370:m2206. Published 2020 Jul 8. doi:10.1136/bmj.m2206
  • Ver en British Medical Journal
  • Ver en PubMed
Seguir leyendo

Reducir la sal aumenta la salud de nuestra microbiota intestinal

Interesante estudio viendo efectos de la sal sobre la salud de nuestra microbiota intestinal y su producción de ácidos grasos de cadena corta (Butirato entre otros) que se relaciona con una buena salud intestinal y tiene múltiples efectos positivos en la salud, estado inmune, incluso salud mental.

Encontraron que la reducción de la sal aumentaba la producción de ácidos grasos de cadena corta y que esto tenía efectos positivos en la presión arterial.

Referencias:

  • Chen L, He FJ, Dong Y, et al. Modest Sodium Reduction Increases Circulating Short-Chain Fatty Acids in Untreated Hypertensives: A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Trial. Hypertension. 2020;76(1):73-79. doi:10.1161/HYPERTENSIONAHA.120.14800
  • Ver en PubMed
  • Ver en revista Hypertension del American Heart Association
Seguir leyendo

Pareja baja 152 kg en 2 años con nutrición Whole Food Plant Based

Impactante testimonio de una pareja de cómo han logrado bajar de peso con una nutrición basada en plantas de alimentos integrales:

En términos de poder de evidencia al ser dos personas es algo anecdótico (el polo opuesto a un RCT, como el estudio BROAD), pero igual es interesante ver cómo lo lograron.

Acá cuentan cómo lo lograron, más otro video de preguntas y respuestas:

Ver en YouTube:

Seguir leyendo

Reducción del 60% en el riesgo de Alzheimer con 4 hábitos saludables

Nuevo estudio publicado en Neurology reforzando lo que ya sabemos: un estilo de vida saludable previene Alzheimer, así como otras enfermedades crónicas. En este estudio se incluyen ~3000 personas de 2 cohortes de EEUU y se evalúan estos 5 criterios:

  1. 150 min/semana de ejercicio moderado a vigoroso
  2. no fumar
  3. no tener un consumo alcohol excesivo
  4. seguir una dieta de alta calidad (basada, pero no exclusivamente, en plantas)
  5. realizar actividades cognitivas

Las personas que cumplían 4 de estos 5 criterios tenían un 60% menos riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer.

La dieta utilizada fue la dieta MIND, que combina dieta mediterránea con la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), y tiene un fuerte énfasis en alimentos basados en plantas y no procesados (Whole Food Plant Based)

Referencias:

Seguir leyendo

Nuevas guías de la Sociedad Americana de Cáncer (junio 2020)

La American Cancer Society en sus nuevas guías del 9 de junio de 2020 sobre prevención de cáncer recomienda:

1. Lograr y mantener un peso corporal saludable durante toda la vida.

Mantenga el peso corporal dentro del rango saludable y evite el aumento de peso en la vida adulta.

2. Estar físicamente activo.

Los adultos deben realizar 150‐300 minutos de actividad física de intensidad moderada por semana, o 75‐150 minutos de actividad física de intensidad vigorosa, o una combinación equivalente; Lograr o superar el límite superior de 300 min es óptimo.

Los niños y adolescentes deben realizar al menos 1 hora de actividad de intensidad moderada o vigorosa cada día.

Limite el comportamiento sedentario, como sentarse, acostarse y mirar televisión, y otras formas de entretenimiento en pantalla.

3. Siga un patrón de alimentación saludable a todas las edades.

Un patrón de alimentación saludable incluye:

  • Alimentos ricos en nutrientes en cantidades que ayudan a lograr y mantener un peso corporal saludable;
  • Una variedad de verduras: verde oscuro, rojo y naranja, legumbres ricas en fibra y otras;
  • Frutas, especialmente frutas enteras con una variedad de colores; y
  • Granos enteros.

Un patrón de alimentación saludable limita o no incluye:

  • Carnes rojas y procesadas;
  • Bebidas azucaradas; o
  • Alimentos altamente procesados ​​y productos de granos refinados.

4. Es mejor no beber alcohol.

Enlaces:

Referencia:

  • Kushi LH, Doyle C, McCullough M, et al. American Cancer Society Guidelines on nutrition and physical activity for cancer prevention: reducing the risk of cancer with healthy food choices and physical activity. CA Cancer J Clin. 2012;62(1):30‐67. doi:10.3322/caac.20140

Seguir leyendo

Carotenoides reduce el riesgo de deterioro cognitivo

Se siguen publicando más estudios de los beneficios de fitonutrientes presentes en frutas y verduras (cuando son comidos como tales y NO en suplementos). En este caso los carotenoides.

En este estudio recién publicado, usan datos de la cohorte Nurses Health Study en que siguen a casi 50 mil mujeres de 48 años desde el año 1984. Se encontró que las que tenían un mayor consumo de alimentos ricos en carotenoides tenían un 33% menor probabilidad de tener deterioro de la función cognitiva posteriormente, y un 14% menor probabilidad de deterioro moderado. Se vio la misma tendencia analizando los distintos  carotenoides, incluso controlando estadísticamente entre ellos. Se piensa que estos resultados podrían deberse a sus propiedades antiinflamatorias, antioxidante y de modificar la expresión génica, pero sus efectos biológicos son múltiples y sería un error y reduccionismo pensar que actúan por un solo mecanismo, o que un tipo de carotenoide aislado (como suplemento) va a ser beneficioso, siendo que ya tenemos evidencia que los suplementos de beta-caroteno aumentan el riesgo de cáncer pulmonar en fumadores.

Seguir leyendo