Niveles óptimos de colesterol

Buena revisión (con subtítulos) mostrando los niveles recomendables de colesterol total y LDL en términos de riesgo para la salud, y no basándose en la distribución estadística “normal” poblacional (que es muy anormal por lo demás si vemos el video y las imágenes de más abajo).

Optimal Cholesterol Level

Figuras de artículo “Optimal low-density lipoprotein is 50 to 70 mg/dl: lower is better and physiologically normal

Seguir leyendo

Revisión concluye que el aceite de coco hace subir colesterol y no es saludable

El aceite de coco es considerado pr muchos como un alimento saludable y está muy de moda, pero lamentablmente tiene un altísimo porcentaje de grasas saturadas, y nada de omega-3. Los que lo defienden plantean que tiene ácidos grasos de cadena intermedia que no harían subir el colesterol, y que es termoresistente (el aceite de auto también es termoresistente, pero eso no lo hace sano).

Afortunadamente para aclarar las dudas se publicó una excelente revisión y metanálisis en la revista Circulation, del American Heart Association de enero del 2020 de cómo hace subir el colesterol LDL “malo” más que otros aceites vegetales. E incluso si hiciera subir el colesterol HDL “bueno”, ya es sabido que eso no es suficiente para compensar lo dañino del colesterol LDL.

Los autores plantean: “El aceite de coco no debe considerarse como un aceite saludable para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y por el contrario se debe limitar su consumo por su alto contenido de grasas saturadas.”

Antecedentes

El aceite de coco es rico en grasas saturadas y, por lo tanto, puede subir los niveles de colesterol, pero también se han sugerido efectos beneficiosos sobre otros factores de riesgo cardiovascular. Por lo tanto, realizamos una revisión sistemática del efecto del consumo de aceite de coco sobre los lípidos en la sangre y otros factores de riesgo cardiovascular en comparación con otros aceites de cocina utilizando datos de ensayos clínicos.

Conclusiones: 

El consumo de aceite de coco aumenta el colesterol LDL significativamente más que los aceites vegetales no tropicales. Esto debería informar las opciones sobre el consumo de aceite de coco.

Ver artículo en la revista Circulation:

Seguir leyendo

Estudio “Adventista 2”: a menor consumo de productos animales, mejores indicadores de salud y menor peso

Gráfico mostrando indicadores de salud en el estudio de salud “Adventista 2” mostrando beneficios significativos de dietas veganas y vegetarianas por sobre las omnívoras incluso en este grupo poblacional que se caracteriza por estilos de vida extremadamente saludables. Los adventistas de Loma Linda son uno de los grupos denominados “Zonas azules” (Blue Zones) que se han identificado como los grupos más longevos y saludables del mundo.

Se ve como dentro de omnívoros, vegetarianos (pesco-vegetarianos, ovo-lacto-vegetarianos) o veganos (vegetarianos según gráfico), a menor consumo de productos animales tienen mejores indicadores de salud:

  • Menor peso (índice de masa corporal)
  • Menor circunferencia abdominal
  • Menor presión arterial diastólica y sistólica
  • Menores niveles de glicemia (menor resistencia insulínica y diabetes)
  • Mejor perfil lipídico (mayor HDL y menos triglicéridos)

Todo esto se mantiene estadísticamente significativo incluso luego de ajustar por actividad física, calorías consumidas, presión arterial, consumo de tabaco, alcohol, edad, sexo, etc (excepto HDL en que hay una tendencia pero no alcanza a ser estadísticamente significativo)

Diabetes Care. 2011 May;34(5):1225-7. doi: 10.2337/dc10-1221. Epub 2011 Mar 16.

En este estudio en el grupo de los veganos (vegetarianos según el gráfico) se incluyeron todos los que consumían productos animales con una frecuencia menor a 1 vez al mes.

Referencia:

  • Pubmed “Vegetarian dietary patterns are associated with a lower risk of metabolic syndrome: the adventist health study 2”
  • Rizzo NS, Sabaté J, Jaceldo-Siegl K, Fraser GE. Vegetarian dietary patterns are associated with a lower risk of metabolic syndrome: the adventist health study 2. Diabetes Care. 2011;34(5):1225-1227. doi:10.2337/dc10-1221
Seguir leyendo